Electromovilidad representará 79% del consumo de litio hacia 2030

De acuerdo con el estudio de Cochilco, titulado Oferta y Demanda de Litio al año 2030, la demanda internacional de este mineral destinada a electromovilidad alcanzará las 1.400.000 toneladas de carbonato de litio equivalente.


Compartir:

A través de un evento online, Cochilco presentó su estudio sobre Oferta y Demanda de Litio al año 2030. En este lanzamiento, el ministro de Minería, Baldo Prokurica destacó que “de acuerdo con estimaciones de Cochilco, se espera que en Chile la producción de litio aumente a cerca del doble para 2025, alcanzando las 208.000 toneladas de carbonato de litio equivalente. Esta cifras nos demuestran que en los próximos años el valor de las exportaciones de litio serán similares al sector vitivinícola”, aseguró.

El secretario de Estado enfatizó además que, según cifras del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), un 51% de las reservas mundiales de litio están en Chile.

Mercado vehículos eléctricos

El principal aspecto que impulsará la demanda del litio será una mayor comercialización de vehículos eléctricos e híbridos enchufables. De acuerdo con el estudio de Cochilco, la demanda internacional de este mineral destinada a electromovilidad alcanzará las 1.416.000 toneladas de carbonato de litio equivalente hacia 2030

Cabe destacar que este 2020, se identificó una caída en la demanda debido a la crisis sanitaria provocada por el Covid-19. De las 102.00 toneladas demandadas en 2019, se llegará el presente año a 75.000, una cifra incluso menor que en 2018, ejercicio que alcanzó las 85.000 toneladas de litio destinadas a electromovilidad.

No obstante, el próximo año se requerirán 176.000 toneladas en este ítem y se espera una tasa de crecimiento anual en la demanda de un 27%, tomando 2019 como punto de partida.

Otras fuentes

Con respecto a la proyección de otras fuentes demandantes de litio, el informe consideró tres grandes categorías:

-Artículos electrónicos: Baterías para tablets, computadores y teléfonos, herramientas.

-Almacenamiento energético: Combinando baterías con sistemas de machine learning se puede conservar electricidad para uso futuro.

-Otros: Tratamiento de aire, productos farmacéuticos, plásticos y polímeros, entre otros no asociados a baterías.

Su demanda tendrá una tasa de crecimiento de un 5% anual, llegando a una demanda  total de 377.000 toneladas a 2030, lo cual contrasta con las cifras electromovilidad. De acuerdo con Cynthia Roa, analista de Mercado de Cochilco, gran parte de estas tecnologías se consideran como maduras, en especial teléfonos móviles y computadores portátiles. Por eso su proyección de crecimiento es menos variable los autos eléctricos.

Sin embargo -añade- hay algunos elementos con mayor volatilidad como baterías de ion-litio para bicicletas eléctricas que podrían tener posibles incrementos más pronunciados en el futuro.

Demanda agregada

Sumando la demanda de litio exclusiva para electromovilidad y por otro lado, la de otras fuentes, se llegará a un total de 1.739.000 toneladas de este mineral para 2030. El segmento de vehículos eléctricos aglutinará un 79% del total de la demanda para ese año, contrastando con el 32% que demandó en 2019.