¿Carreras ilegales de autos eléctricos?

En Madrid, España, y recurriendo a soluciones de movilidad compartida.


Compartir:

En el madrileño distrito del Ensanche de Vallecas se han detectado calles con huellas de neumáticos. Según comentan los vecinos, las carreras ilegales no son novedad en el área, aunque sí los autos que están usando: en este caso, se está recurriendo a vehículos eléctricos, en concreto, de la empresa de carsharing Zity.

“La primera vez que detectamos un Zity a toda pastilla fue el día de las elecciones generales”, comenta un vocero de la Asociación del Ensanche de Vallecas Este (AEVE): “Pasadas las 12 de la mañana, encontramos el vehículo estrellado contra unos bolardos y avisamos a la Policía”.

Quienes manejaban el auto huyeron después del accidente, pero volvieron a acercarse una vez que se fueron los agentes. “Volvimos a llamar a la Policía y al final retiraron el vehículo”, advierten. Desde entonces, el ruido del freno de mano no ha pasado desapercibido en el vecindario.

El punto más crítico, comentan los habitantes, es el entorno de la estación de Las Suertes, muy cerca de un gran bloque perteneciente a la Agencia Social de la Vivienda de la Comunidad de Madrid. En menos de tres meses, los residentes ya han visto dos autos de Zity estrellados. “Una mujer nos contó que habían detenido a dos marroquíes implicados en este segundo siniestro”, indican. “Se pasean por las calles como si fueran suyas”. Dado el sistema de alta de las empresas de carsharing (a través del cual los conductores tienen que registrar su carnet de conducir), se sospecha que más de alguno podría estar utilizando documentación robada o falsificada.

¿Presencia de menores?

Para frenar esta situación, desde Zity comentaron que están trabajando en identificar y bloquear en tiempo real a los conductores que realicen uso indebido del servicio.

El bajo precio, unido al hecho de que el desgaste de las ruedas no corra a cuenta de los conductores, conforman un peligroso caldo de cultivo con un problema añadido: la presencia de menores. “Hace unos días, vi a dos chicos de 14 o 15 años al volante de un Zity. Llamé a la Policía, pero no pude apuntar la patente”, comenta otro residente.