Hamburguesas con drones: el próximo paso de Uber

Se necesita poder tener un producto liviano y atractivo para entregar y que sea posible dar el servicio en zonas densamente pobladas,


Compartir:

En en el marco de su conferencia anual, el primer anuncio de Uber fue que en 2023 los taxis voladores serán una realidad. La firma internacional no se ha quedado ahí, y ahora informa que su estrategia incorporará el servicio de delivery con drones.

En 2015 la empresa lanzó Uber Eats, su solución de entrega de comida. Hoy calculan que desde que comenzó ha entregado 8.000 millones de pedidos alrededor del planeta.

Ahora Uber Eats quiere asumir el know how de la división Elevate de la empresa y comenzar a entregar platos mediante drones. Se trata de un proyecto que ya comenzó sus pruebas y que pronto tendrá sus primeros clientes pero en un comienzo solo en un programa piloto.

“Muchas veces nos preguntamos por qué hoy no contamos con servicios de entrega con drones a una gran escala, ya que es una industria en donde desde hace casi una década hay interés por parte de distintas compañías. Y concluimos que es porque se necesita de la unión de varios factores”, comentó Luke Fischer, jefe de las operaciones de vuelo de Uber Elevate.

De acuerdo con el ejecutivo, se necesita poder tener un producto liviano y atractivo para entregar y que sea posible dar el servicio en zonas densamente pobladas, en donde se encuentra la mayor parte de los potenciales usuarios.

En cuanto al primer requerimiento, Uber Eats demostró que hay interés en tener comida de manera rápida, con estadísticas que muestran que hoy en Estados Unidos las personas gastan anualmente en promedio más dinero en comer en restaurantes que en verdulerías y carnicerías.

El segundo desafío es cómo hacer las entregas en grandes ciudades, en donde no hay patios o terrazas en donde hacer que estacione el dron con la comida. La solución de Uber es aprovechar su red de movilidad y lograr que la comida se entregue en “uberpuertos” para drones o directamente en los techos de sus vehículos estacionados. De esta forma, el camino de la comida del usuario de Uber Eats será hacer el pedido por la app, que el restaurante lo prepare y lo coloque en una caja especial en la base de un dron.

Probando, probando

Por ahora, las pruebas se están haciendo en San Diego y el primer restaurante en participar será McDonald’s. “Estamos trabajando con la Administración Federal de Aviación para poder contar con todos los permisos necesarios para garantizar la seguridad en cada envío. Una vez que logremos eso, nuestro objetivo es llevar los drones de Uber Eats a todos lados, para ofrecer más opciones para quienes quieran tener su comida con sólo apretar un botón”, aseguró Fischer.