Vehículos eléctricos en sistemas de transporte privado: ¿Mayor presión sobre la infraestructura de carga?

Andrés Barentin, director adjunto de Asociación de Vehículos Eléctricos de Chile, señala que sería relevante que las empresas busquen mecanismos para cubrir su consumo energético, de manera de no impactar en las instalaciones que utilizan los demás usuarios.

Jornadas Tecnicas ABB

Compartir:

La creciente incorporación de vehículos eléctricos en las flotas de las empresas de transporte privado está implicando una mayor demanda por la infraestructura requerida para sustentar el desarrollo de la electromovilidad.

[VEA TAMBIÉN: Enex instalará siete nuevas electrolineras este año y una red de carga hasta Concepción para 2020]

En ese contexto, Andrés Barentin, director adjunto de la Asociación de Vehículos Eléctricos de Chile (Avec), aborda la importancia de legislar de que “a partir de cierto número, los propietarios de estas flotas tengan que hacerse cargo de la infraestructura de carga o hacer un convenio para tener esas instalaciones disponibles, porque si no, generan presión sobre la infraestructura de recarga. El desarrollo en general va de la mano con la compra de vehículos, sobre todo domiciliarios, ante lo cual se pueden producir colapsos, lo que ya se ve hoy día en Santiago”.

“Nosotros creemos que el vehículo es solamente una parte. El aspecto de infraestructura, de disponibilidad y gestión energética, son puntos igualmente importantes, porque la electromovilidad por un lado, necesita de una infraestructura que es compartida por la ciudad, y que en este caso, no pasa por los combustibles, y por otro lado, el suministro eléctrico es viable siempre y cuando el costo de la energía lo permita”, resalta el profesional, aludiendo a una de las principales ventajas de los vehículos eléctricos frente a los convencionales, como es su menor costo de operación.